miércoles, 25 de enero de 2012

Murió el procurador de Venezuela

Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos

La Procuraduría General de la República lamenta profundamente informar sobre el sensible fallecimiento del Ciudadano Procurador, Carlos Miguel Escarrá Malavé, quien murió a consecuencia de un infarto, en horas del mediodía de hoy.

Asumió el cargo de Procurador General siendo designado por el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, el 30 de agosto de 2011, por lo cual abandonó su curul como diputado a la Asamblea Nacional por el estado Aragua para dos periodos Constitucionales.

En su trabajo legislativo como diputado de la Asamblea Nacional, ofreció un aporte indispensable para concebir instrumentos jurídicos como la Ley de Consejos Comunales, Ley del Consejo Federal de Gobierno, Ley de Jurisdicción Contencioso Administrativo, así como la Reforma de la Ley del Tribunal Supremo de Justicia.

Escarrá Malavé nació el 26 de noviembre de 1954, era doctor en Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello y Magister en Derecho Administrativo e Historia de la Universidad Central de Venezuela; especialista en Derecho Administrativo por la UCAB y Politólogo de la UCV.

Durante su trayectoria como abogado fue miembro de la Comisión Presidencial, promotor de los Consejos Comunales, miembro para la Reforma Constitucional, Viceprocurador de la Procuraduría General de la República en 1999, magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, docente en distintas cátedras de Derecho de la UCAB y UCV, profesor asociado del escalafón del personal docente y de investigación de la UCAB por 33 años, entre otros.

Fue militante por 25 años del Partido Comunista de Venezuela y formó parte del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200. Posteriormente se unió a las filas del partido fundado por el presidente Chávez, Movimiento V República.

En 1999 fue elegido para conformar la Asamblea Nacional Constituyente, plenaria que forjó la actual Carta Magna, también fue magistrado del Tribunal Supremo de Justicia.

Carlos Escarrá Malavé: El Revolucionario

Hablar de humildad, sapiencia, historia, vasta experiencia, política y jurídica, es hablar de Carlos Miguel Escarrá Malavé, hombre perseverante, de convicciones Revolucionarias, Socialistas, Bolivarianas, Antiimperialistas y como él mismo lo decía con mucho orgullo “CHAVISTA”. Defensor incasable de la Revolución Bolivariana y Socialista que lidera nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez.

En casi cinco meses de gestión en la Procuraduría General de la República, realizó una meritoria labor, digna de admiración y orgullo Revolucionario. Asumió como reto personal reivindicar a los jubilados y pensionados, profundizar y consolidar el Poder Popular desde la institución y defender firmemente a nuestra Patria Grande.


No hay comentarios.:

noticiero de Colectivos

Loading...

Libro Corianas del Siglo XIX

Libro Corianas del Siglo XIX

INFORMACION DIA A DIA

Información de La Fundación Coro Radio

Mi foto
Santa Ana de Coro, Sector Bobare, Estado Falcón, Venezuela
Emisoras de television en canal 68 UHF señal libre, canal 4 en Cable Aref Sat y Radio 99.9 FM

El Nuevo Camino - El Che

El motor esencial en la búsqueda de un nuevo camino –más allá de cuestiones económicas específicas– es la convicción de que el socialismo no tiene sentido –y no puede triunfar– si no representa un proyecto de civilización, una ética social, un modelo de sociedad totalmente antagónico a los valores de individualismo mezquino, de egoísmo feroz, de competencia, de guerra de todos contra todos de la civilización capitalista - este mundo en el cual “el hombre es el lobo del hombre”.

La construcción del socialismo es inseparable de ciertos valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas -de Stalin hasta Kruschov y sus sucesores- que sólo consideran "el desarrollo de las fuerzas productivas" , clave en el fracaso del Socialismo Soviético.

El Che planteaba, en lo que ya era una critica implícita al "socialismo real", es decir al Socialismo Sovético :

"El socialismo económico sin la moral y la ética socialista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo contra la enajenación. Si el socialismo pasa por alto los hechos de conciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria".