domingo, 5 de octubre de 2014

Fidel Castro: No podré jamás creer que el crimen del jóven diputado venezolano sea obra de la casualidad

El líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, se pronunció en torno al asesinato del diputado venezolano, Robert Serra. A criterio del Comandante antillano el crimen contra el joven socialista no fue obra del azar.
Así lo expuso en su más reciente análisis, titulado Los Héroes de nuestra época, publicado en el diario Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. “No podría jamás creer que el crimen del joven diputado venezolano sea obra de la casualidad”.
Señala Castro “la verdadera casualidad fuera que el repugnante hecho no hubiera sido realizado intencionalmente”, sobre todo cuando el hecho estuvo “de tal modo ajustado a la práctica de los peores organismos yankis de inteligencia”.
El expresidente cubano refiere en el citado trabajo que la muerte de Serra -y su amiga María Herrera- se ajusta “absolutamente a lo previsto y anunciado por los enemigos de la Revolución Venezolana”.
Resalta en su reflexión que le parece “absolutamente correcta la posición de las autoridades venezolanas de plantear la necesidad de investigar cuidadosamente el carácter del crimen”.
“El pueblo, sin embargo, expresa conmovido su profunda convicción sobre la naturaleza del brutal hecho de sangre”, indicó al finalizar el segmento referido al caso del asambleista criollo.

No hay comentarios.:

noticiero de Colectivos

Loading...

Libro Corianas del Siglo XIX

Libro Corianas del Siglo XIX

INFORMACION DIA A DIA

Información de La Fundación Coro Radio

Mi foto
Santa Ana de Coro, Sector Bobare, Estado Falcón, Venezuela
Emisoras de television en canal 68 UHF señal libre, canal 4 en Cable Aref Sat y Radio 99.9 FM

El Nuevo Camino - El Che

El motor esencial en la búsqueda de un nuevo camino –más allá de cuestiones económicas específicas– es la convicción de que el socialismo no tiene sentido –y no puede triunfar– si no representa un proyecto de civilización, una ética social, un modelo de sociedad totalmente antagónico a los valores de individualismo mezquino, de egoísmo feroz, de competencia, de guerra de todos contra todos de la civilización capitalista - este mundo en el cual “el hombre es el lobo del hombre”.

La construcción del socialismo es inseparable de ciertos valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas -de Stalin hasta Kruschov y sus sucesores- que sólo consideran "el desarrollo de las fuerzas productivas" , clave en el fracaso del Socialismo Soviético.

El Che planteaba, en lo que ya era una critica implícita al "socialismo real", es decir al Socialismo Sovético :

"El socialismo económico sin la moral y la ética socialista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo contra la enajenación. Si el socialismo pasa por alto los hechos de conciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria".