lunes, 24 de noviembre de 2014

Carlos Laurer un Sacerdote del Pueblo


Ing. Felix Dirinot.


El sacerdote Carlos Laurer, nace en Alemania el 14 de noviembre de 1932, en un Pueblo llamado BAD OBERDODF   frontera con Austria. Sus padres de origen campesino.  Estudió música y se especializó  en aprender a tocar la citara, instrumento bíblico.  Su infancia transcurrió en su pueblo al lado de sus padres y dos hermanos; cursó sus estudios de primaria y el bachillerato hasta el segundo año.  Ingresa al seminario en lo que se definió  como vocaciones tardías  referida a los jóvenes aspirante con edad avanzada, tomando en cuenta la interrupción de los de sus estudios, como efectos causados por la segunda Guerra Mundial.  Durante su formación sacerdotal se caracterizó por tener  comportamiento de rebeldía, y  apoyar a compañeros en labores que le eran dificultosas.  Allí también culminó estudios de Bachillerato junto con los de Teología.  Su ordenación la realizó un Obispo de la India, quien suplió  a Mons. Francisco José Iturriza, quien  por enfermedad no pudo asistir, habiéndose comprometido previamente con él. Después de ordenado visita su pueblo y celebra sus primeras Eucaristías y luego parte para América en barco, travesía que dura 45 días;  la razón era porque viajó trayéndose un volskwagen que le habían regalado.
El barco atracó en Guanta y luego en la Guaira, se presentó a la Diócesis de Coro, donde es recibido por Mons Iturriza quien lo envía a Paraguaná para que se aclimatara; posteriormente es trasladado a la Sierra en la Población de San Luis.  Allí actúa por más de dos años y le toca vivir el horror de la Guerra de Guerrillas que se experimentó en los años sesenta en el país, atendiendo a soldados muertos y heridos.  Al igual que al Guerrillero...  Esto lo sensibiliza y lo marca en su misión evangelizadora. Luego se va de vacaciones a su pueblo en Alemania, y quien le sustituye durante ese período no le quiso entregar la parroquia y es donde Iturriza le asigna la parroquia Santísima Trinidad en el incipiente Barrio Bobare de Coro para su atención, allí permanece por un período de diecinueve años. Su obra se distingue por crear grupos como: Scouts, Legión, Catequistas, Paseo para los Ancianos, Transporte Escolar, Construcción de Viviendas para familias necesitadas, rescate de adolescentes y jóvenes brindándoles su apoyo espiritual y humanitario.
Apoyo a jóvenes de escasos recursos económicos para continuar sus estudios, apoyo al deporte masivo y recreacional. Entre las infraestructura construida se tienen:  en el Barrio San José, tres templos, un salón multifuncional, la Casa de las Monjas (hoy sede de la emisora comunitaria Rosa de San José). En la península, la casa recreacional (los Vikingos) en El Supí. En el suroeste de Coro, el templo de las Eugenias, La Cañada y Zumurucuare. En el barrio Bobare: la capilla Domingo Savio, la sede de la Fundación Santísima Trinidad, antes casa parroquial, cancha deportiva, transformada luego en el gimnasio Alfonso Borges.  Todo esto en Falcón.
A la llegada del nuevo Obispo en 1983 Ovidio Pérez Morales quién lo tildo de comunista y guerrillero porque lo culpó de que Bobare fuese una comunidad combativa y no sumisa y con una organización bien estructurada y funcional en donde se daba la participación protagónica por su habitantes, se tiene ejemplos como:  el pesebre nacional de 1978; el barrio adentro en los años ochenta, los comités de calle, el periodiquito, todo esto incomodó al Señor Obispo, quien desde que su llegada fue recibido por jóvenes de esta Parroquia con una pancarta que decía Bienvenido Mons. Obispo Ovidio Pérez Morales a Diócesis de Coro, queremos un obispo para los pobres, los ricos tienen bastante….
Desincorporado de la diócesis en 1984, se traslada a Ecuador, donde reside por más de dos años.  Allí continúa su obra con la experiencia adquirida y forma las comunidades de base cristiana y se incorporan organizaciones al servicio de la comunidad; aprende el idioma quechua, forma los scouts y une líderes ateos al servicio de la comunidad, es expulsado  de ese país por influencias directas desde Venezuela.  Regresa a Venezuela y logra plaza en Barquisimeto donde continúa su labor y organiza  la parroquia Candelaria y la parroquia Monseñor Romero en el Trompillo (un sitio donde vive la gente de los basureros);  construye dos templos, con canchas y anfiteatros, apoya el grupo scout, colabora con la construcción de la estructura del seminario en Barquisimeto, la casa de retiro en Cubiro y da importancia a la creación de grupos y fortalecimiento de las comunidades cristianas de base.
Actualmente reside en Coro, en la sede de la Fundación Santíma Trinidad y se mantiene brindando apoyo a los párrocos de los templos de Zumurucuare, Mon. Iturriza, La Cañada, Las Eugenias, la Unidad Geriatrica, Las Mercedes, cuando éstos lo requieren.
Apoya la construcción de viviendas y mejoras para familias de bajos recursos, apoya al grupo de Scouts reestructurado en Bobare y los de Barquisimeto, y barrios San José y 5 de Julio.  Es una persona que ha demostrado no ser una cura enchinchorado.

No hay comentarios.:

noticiero de Colectivos

Loading...

Libro Corianas del Siglo XIX

Libro Corianas del Siglo XIX

INFORMACION DIA A DIA

Información de La Fundación Coro Radio

Mi foto
Santa Ana de Coro, Sector Bobare, Estado Falcón, Venezuela
Emisoras de television en canal 68 UHF señal libre, canal 4 en Cable Aref Sat y Radio 99.9 FM

El Nuevo Camino - El Che

El motor esencial en la búsqueda de un nuevo camino –más allá de cuestiones económicas específicas– es la convicción de que el socialismo no tiene sentido –y no puede triunfar– si no representa un proyecto de civilización, una ética social, un modelo de sociedad totalmente antagónico a los valores de individualismo mezquino, de egoísmo feroz, de competencia, de guerra de todos contra todos de la civilización capitalista - este mundo en el cual “el hombre es el lobo del hombre”.

La construcción del socialismo es inseparable de ciertos valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas -de Stalin hasta Kruschov y sus sucesores- que sólo consideran "el desarrollo de las fuerzas productivas" , clave en el fracaso del Socialismo Soviético.

El Che planteaba, en lo que ya era una critica implícita al "socialismo real", es decir al Socialismo Sovético :

"El socialismo económico sin la moral y la ética socialista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo contra la enajenación. Si el socialismo pasa por alto los hechos de conciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria".