martes, 4 de noviembre de 2014

Misión Sucre celebra 11 años de la primera clase inicial con el comandante Chávez

La Misión Sucre celebra este lunes 3 de noviembre 11 años de la primera clase inicial que ofreciera el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, en Güiria, estado Sucre, a estudiantes de este programa educativo creado para ofrecer estudios universitarios a quienes no habían tenido la oportunidad de ingresar a una universidad del país.
Cinco años después, Hugo Chávez repitió una actividad similar en la Aldea Universitaria Paramillo, ubicada en San Cristóbal, Táchira, que fue transmitida en cadena nacional de radio y televisión el 3 de noviembre de 2008.
Ese día, el presidente Chávez informó que en cinco años esta misión alcanzaba 571.917 personas inscritas, 442.229 triunfadores activos, 101.446 becados y 34.900 personas eran voluntarios, coordinadores y profesores.
“La Misión Sucre, la nueva visión de la educación en Venezuela, y sobre todo la educación superior, tiene que alejarse progresivamente y definitivamente de la visión individualista, capitalista de la educación… ustedes están aquí para capacitarse, con gran humildad, entregarse de lleno a la lucha por los demás, a la liberación de las comunidades, a la lucha contra la pobreza, a la lucha por ayudar a todos con mayor capacidad, con mayores conocimientos, para participar con el pueblo en las distintas organizaciones comunales, consejos comunales, unidades de producción, de bienes, de servicios, movimientos sociales en defensa del ambiente”, reflexionó Chávez en aquella oportunidad.
Ese día, el líder bolivariano también instó al pueblo venezolano a formarse en esta misión con brillo, conocimiento y moral para construir la Patria Grande.
Como todo un profesor, aquel 3 de noviembre Chávez le recordó a los estudiantes el porqué de las misiones, que nacieron en 2003 después de derrotar el golpe de Estado que impulsó la derecha. Dijo que fue esa la respuesta del pueblo junto al Gobierno revolucionario.
Manifestó que las misiones habían sido creadas para “acelerar la Revolución social, la liberación de los pobres, la inclusión de millones que estaban excluidos sin posibilidades de estudiar, de acceder al conocimiento, a la salud, a los servicios básicos, a la vivienda, a la vida”.
Hasta la fecha, más de 330.000 profesionales han egresado de esta misión en diversas carreras, como Educación, Gestión Social, Enfermería, Derecho, Sistemas e Informática, Artes Plásticas, Geología y Minas, Comunicación Social, Estudios Jurídicos, Electricidad, Electrónica, Construcción Civil, Administración y Transporte Acuático, entre otros

No hay comentarios.:

noticiero de Colectivos

Loading...

Libro Corianas del Siglo XIX

Libro Corianas del Siglo XIX

INFORMACION DIA A DIA

Información de La Fundación Coro Radio

Mi foto
Santa Ana de Coro, Sector Bobare, Estado Falcón, Venezuela
Emisoras de television en canal 68 UHF señal libre, canal 4 en Cable Aref Sat y Radio 99.9 FM

El Nuevo Camino - El Che

El motor esencial en la búsqueda de un nuevo camino –más allá de cuestiones económicas específicas– es la convicción de que el socialismo no tiene sentido –y no puede triunfar– si no representa un proyecto de civilización, una ética social, un modelo de sociedad totalmente antagónico a los valores de individualismo mezquino, de egoísmo feroz, de competencia, de guerra de todos contra todos de la civilización capitalista - este mundo en el cual “el hombre es el lobo del hombre”.

La construcción del socialismo es inseparable de ciertos valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas -de Stalin hasta Kruschov y sus sucesores- que sólo consideran "el desarrollo de las fuerzas productivas" , clave en el fracaso del Socialismo Soviético.

El Che planteaba, en lo que ya era una critica implícita al "socialismo real", es decir al Socialismo Sovético :

"El socialismo económico sin la moral y la ética socialista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo contra la enajenación. Si el socialismo pasa por alto los hechos de conciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria".