miércoles, 9 de septiembre de 2015

Colombia y su chinazo ante la Corte Penal Internacional


Colombia y su chinazo ante la Corte Penal Internacional

Con total descaro e impudicia el gobierno de Colombia ha declarado que ante la “crítica” situación en la frontera (se acaban de enterar de las consecuencias de su desgobierno), denunciarán a Venezuela ante la Corte Penal Internacional. En efecto, el presidente de Colombia declaró que la Fiscalía está “considerando seriamente” denunciar ante la Corte Penal Internacional a miembros del Gobierno de Venezuela por presuntos “crímenes de lesa humanidad”, todo a raíz del intento de Venezuela de reinstaurar el orden y el control en la zona fronteriza.

Debemos recordar que la Corte Penal Internacional, es un organismo independiente creado en 1998, con sede en La Haya. Se rige bajo el Estatuto de Roma, ratificado y refrendado por 122 países del orbe. Cabe recordar que Estados Unidos, aliado incondicional de Colombia, es un feroz enemigo de la Corte Penal Internacional, ya que en su soberbia imperial, niega, prohíbe e impide cualquier mecanismo o posibilidad de que militares o políticos norteamericanos sean sometidos y juzgados ante tribunales internacionales. Nada de justicia por sus crímenes, bombardeos, asesinatos e invasiones alrededor del mundo. Inmunidad imperial, lo llamarían algunos.

La Corte Penal Internacional “Es un Tribunal estable y permanente. Constituye la primera jurisdicción internacional con vocación y aspiración de universalidad, competente para enjuiciar a personas físicas, y, en su caso, depurar la responsabilidad penal internacional del individuo por los crímenes más graves, de trascendencia para la comunidad internacional”. Entre sus competencias está conocer sobre “crímenes de guerra, genocidio, crímenes de lesa humanidad y el crimen de agresión”. En el caso de los crímenes de lesa humanidad, están perfecta y claramente definidas como “conductas tipificadas como asesinato, exterminio, deportación o desplazamiento forzoso, tortura, violación, prostitución forzada, esclavitud sexual, esterilización forzada y encarcelación o persecución por motivos políticos, religiosos, ideológicos, raciales, étnicos, de orientación sexual u otros definidos expresamente, desaparición forzada, secuestro o cualquier acto inhumano que cause graves sufrimientos o atente contra la salud mental o física de quien los sufre, siempre que dichas conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque”.

Este no es precisamente el caso de Venezuela, que ha recibido e integrado en su seno a más de 5 millones de colombianos. Este rosario de atroces términos (crímenes de lesa humanidad) es el exacto prontuario de las barbaridades cometidas por los gobiernos de extrema derecha colombianos. Este país está proyectando sobre Venezuela sus problemas y miserias, siendo incapaz de solucionar y poner fin a tantos años de crímenes y terror.

Así que a taparse la nariz, porque es la misma Corte Penal Internacional la que ha sistematizado e investigado los crímenes cometidos durante décadas por los gobiernos colombianos. Solo basta pasearse por la página oficial de la propia Corte, para acceder al informe oficial denominado: Situación en Colombia, Reporte Intermedio, Noviembre 2012, donde resume sus conclusiones sobre su “competencia y la admisibilidad” en cinco áreas donde se presentan graves violaciones a los Derechos Humanos, a saber“(i) el seguimiento sobre el Marco Legal para la Paz y otros desarrollos legislativos pertinentes, así como aspectos jurisdiccionales relacionados con la aparición de “nuevos grupos armados ilegales”; (ii) los procedimientos relativos a la promoción y expansión de los grupos paramilitares; (iii) los procedimientos relativos al desplazamiento forzado; (iv) los procedimientos relativos a los delitos sexuales; y, (v) los casos de falsos positivos”.

Cuando los agentes del Gobierno Colombiano se presenten ante la Corte Penal Internacional, que tengan cuidado, no vaya a ser que los dejen presos por tener la manos manchadas de sangre con tantos crímenes y tanta impunidad.

Estamos más que seguros de que una supuesta denuncia contra Venezuela por parte de Colombia, ante la Corte Penal Internacional, terminará revirtiéndose contra este gobierno. Le saldrá el tiro por la culata y el chinazo le saldrá caro, ya que Venezuela puede demostrar fehacientemente, con elementos más que públicos y notorios, que en el espacio territorial fronterizo correspondiente al Norte de Santander, se observan claramente características y elementos que permiten suponer la presencia de un Estado Fallido. Es decir, la ausencia total de autoridad gubernamental, pérdida del control territorial, dominio de grupos paramilitares (control político y militar), corrupción, ineficacia en la prestación de los servicios más elementales y la distorsión de las estructuras económicas y comerciales.

Veamos algunos elementos y temas con los cuales Venezuela puede demostrar la permanente y premeditada “inacción” gubernamental del otro lado de la frontera:
·        Contrabando de Gasolina: A plena luz del día y sin ningún tipo de normas de seguridad, permisos de importación o pago de impuestos o aranceles, más de “6.000 pimpineros” venden libremente el combustible venezolano por todas las calles y avenidas de la zona fronteriza. No existe ningún tipo de control. Es una operación dirigida por mafias organizadas, alimentados por más de 40.000 vehículos que cruzan diariamente al lado venezolano con la única finalidad de comprar la gasolina subsidiada por el Gobierno Bolivariano. El gobierno colombiano no solamente es complaciente con el contrabando, también se beneficia, ya que por cada pimpina sustraída de Venezuela, Ecopetrol se ahorra el subsidio a la gasolina que distribuye en la frontera. Así, del consumo mensual estimado en “14 millones de galones”, Ecopetrol solo pone “3.5 millones de galones”, siendo la diferencia contrabandeada desde Venezuela. Otro tema que se ha revelado es que del lado colombiano habría apenas unas 20 bombas legales de combustible, número insuficiente para satisfacer la demanda de su parque automotor. Con el cierre del paso de vehículos, ahora las largas colas para llenar el tanque de gasolina, se pasaron del lado venezolano para el colombiano. Justicia, dirían algunos. Estos son efectos inmediatos y más que esclarecedores de lo acertado de la medida de cierre temporal del paso limítrofe, combatiendo así las distorsiones e irregularidades de la frontera.
·        Alimentos, medicamentos, artículos de higiene personal y limpieza: Sin detenerse en reiterar el astronómico diferencial de precios de todos estos productos (capitalismo salvaje Vs. socialismo con inclusión y justicia social), resalta que su ilegal traslado, acopio, distribución y venta, se efectúa en grandes cantidades a plena luz del día, en locales tanto formales como informales, violentando una larga lista de normas y leyes nacionales e internacionales. Podemos resaltar el incumplimiento de normas sanitarias (con elevados riesgos a la salud del consumidor), evasiones en el pago de impuestos y aranceles, sin licencias de importación y sin registros de marca o respeto a los derechos de autor. A la clara vista de los impasibles funcionarios aduanales, policiales, de Salud, de la DIAN, de todo el gobierno colombiano en pleno. Este es un caso de defraudación masiva contra el pueblo y el gobierno venezolano que adquiere y subsidia, en beneficio de su pueblo, productos esenciales como leche en polvo, arroz o trigo, que luego son contrabandeados y bachaqueados burdamente hacia Colombia, sin ningún tipo de control o reparo por parte de sus autoridades.
·        Divisas y Casas de Cambio: En este tema estamos ante la evidente presencia de mafias organizadas que violan y transgreden las normas internacionales sobre legitimación de capitales. El Gobierno Colombiano ha sido indolente y tolerante, debido a su escaso control sobre los flujos financieros (transacciones), lo que posibilita los ilegales procesos de conversión y compra-venta de las divisas. Además persiste el menoscabo en las competencias del Banco de la República de Colombia, al permitir que “las tasas de cambio de compra y venta de divisas serán aquellas que libremente acuerden las partes intervinientes” (artículo 70 de la Resolución Externa No. 8, 5 de mayo del año 2.000), incentivando todo un entramado de Casas de Cambio, muchas de ellas montadas en tarantines en las vías públicas, las cuales fijan especulativamente el valor de las monedas nacionales. Este intercambio ilegal de divisas sustenta el “maravilloso” negocio de adquirir bolívares para luego comprar masivamente productos y servicios subsidiados por el gobierno venezolano.
·        Paramilitares y Narcotráfico: Libres y campantes. Así andan los grupos paramilitares, elementos facilitadores del crimen organizado, los cuales circulan libremente por todo el territorio, ejerciendo la autoridad política y militar. Financian su estructura delincuencial del contrabando de gasolina y alimentos, del cobro de vacunas y de la distribución de drogas.
Si nos toca la defensa de la patria ante cualquier instancia internacional, podemos incorporar otros casos emblemáticos, con altos componentes de defraudación y sofisticación criminal, los cuales merecen ser investigados con mayor precisión:
·        En primer lugar el llamado Carrusel, nombre dado al fraude ideado por las mafias organizadas colombianas para lucrarse con la comercialización de ganado en pie, que circula sin ningún tipo de control por ambos lados de la frontera. Estas importaciones han permitido a los grupos criminales acceder a dólares preferenciales para soportar la compra de ganado, que una vez ingresado a territorio nacional es “devuelto” por los caminos verdes, donde es despostado y la carne en canal, nuevamente es comercializada en Venezuela como una nueva operación de importación. El ganado en pie y la carne en canal que circula libremente por la frontera no tiene ningún tipo de control aduanero o sanitario y pone en duda o riesgo la certificación que la Organización Mundial de Sanidad Animal otorgó a Colombia como país libre de fiebre aftosa con vacunación.
·        También nos afecta sobremanera el contrabando de Café hacia Colombia. Las mafias criminales se aprovechan del diferencial cambiario para comprar y contrabandear miles de quintales de café salen hacia Colombia. Habría que solicitar a las autoridades internacionales (la Organización Internacional del Café), la realización de exámenes de certificación de origen, genéticos y de ADN, para que los países del mundo no sean estafados con la venta de café venezolano presentado en empaques bajo la marca Café de Colombia. Lo mismo está sucediendo con nuestro cacao (de la mejor calidad del mundo), el cual está siendo contrabandeado inescrupulosamente en grandes cantidades al vecino país.
No entendemos que tanto protesta el gobierno colombiano, si es evidente que es cómplice necesario y facilitador de la sistemática depredación y saqueo de nuestros productos de la cesta básica. Se aprovechan de los programas y misiones que el Gobierno Bolivariano ha creado para mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo, elevar sus niveles nutricionales, su salud y su educación.
Es bien difícil encontrar un punto de equilibrio, pues del otro lado de la frontera campea libremente el neoliberalismo, con su lógica de explotación y liberalización de precios que solo consigue generar desigualdades y exclusión. Por eso la voracidad y rapiña sobre los productos y servicios venezolanos no tiene fin. Desde un kilo de arroz hasta el pase por la peluquería, todo se negocia en base a un mercado ilegal que perjudica a Venezuela.

En definitiva, es el gobierno colombiano el que debe empezar a ejercer gobierno en la frontera. Ejercer su autoridad ante tanta impunidad y tanto dominio por parte de las mafias organizadas.

Reiteramos que el pueblo honesto y trabajador colombiano, está perfectamente integrado en nuestra sociedad y siempre ha sido bien recibido en nuestra tierra. Nadie va a obligarnos a pelear entre hermanos. Nuestra lucha es contra las mafias delincuenciales de paramilitares y bachaqueros que agreden, atacan y desangran a nuestro país.

No olvidamos nunca la mágica poesía de Aníbal Nazoa: “Entre tu pueblo y mi pueblo hay un punto y una raya: la raya dice no hay paso, el punto vía cerrada. Y así entre todos los pueblos: raya y punto, punto y raya. Con tantas rayas y puntos, el mapa es un telegrama. Caminando por el mundo se ven ríos y montañas, se ven selvas y desiertos, pero ni puntos ni rayas. Porque esas cosas no existen, sino que fueron trazadas, para que mi hambre y la tuya estén siempre separadas

Richard Canan
Sociólogo
@richardcanan

No hay comentarios.:

noticiero de Colectivos

Loading...

Libro Corianas del Siglo XIX

Libro Corianas del Siglo XIX

INFORMACION DIA A DIA

Información de La Fundación Coro Radio

Mi foto
Santa Ana de Coro, Sector Bobare, Estado Falcón, Venezuela
Emisoras de television en canal 68 UHF señal libre, canal 4 en Cable Aref Sat y Radio 99.9 FM

El Nuevo Camino - El Che

El motor esencial en la búsqueda de un nuevo camino –más allá de cuestiones económicas específicas– es la convicción de que el socialismo no tiene sentido –y no puede triunfar– si no representa un proyecto de civilización, una ética social, un modelo de sociedad totalmente antagónico a los valores de individualismo mezquino, de egoísmo feroz, de competencia, de guerra de todos contra todos de la civilización capitalista - este mundo en el cual “el hombre es el lobo del hombre”.

La construcción del socialismo es inseparable de ciertos valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas -de Stalin hasta Kruschov y sus sucesores- que sólo consideran "el desarrollo de las fuerzas productivas" , clave en el fracaso del Socialismo Soviético.

El Che planteaba, en lo que ya era una critica implícita al "socialismo real", es decir al Socialismo Sovético :

"El socialismo económico sin la moral y la ética socialista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo contra la enajenación. Si el socialismo pasa por alto los hechos de conciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria".