domingo, 3 de marzo de 2013

La comunicación popular inicia diplomado y estrena viceministerio


Glexsy Ynsú Dugarte
Cátedra Libre de Comunicación y Poder Popular UPTAEB. (*) 
El inicio del Primer Diplomado de Comunicación Comunitaria en la Universidad Bolivariana de Venezuela y  el anuncio de creación del viceministerio de comunicación popular, desplegaron un abanico de expectativas en torno a dos áreas determinantes para emprender una política comunicacional en Venezuela: la formación en comunicación alternativa, popular o como decidamos llamarla;  y la consolidación de una estructura que desde del Estado se siente a pensar, repensar, crear y recrear colectivamente cuál debe ser su actuación y su abstención frente a estas experiencias comunicacionales donde tenemos sembradas las semillas de esa “otra comunicación posible”.
La vamos a llamar así: la otra comunicación, escribió grandote en la pizarra Mauricio Brunner,  facilitador del módulo sobre Introducción a la Comunicación Comunitaria, en este diplomado que comenzó el 01 de marzo, se extenderá hasta el mes de agosto y en el cual se inscribieron 60 personas vinculadas a radios y televisoras comunitarias, consejos comunales, comunas en construcción, medios impresos, estudiantes y egresados de comunicación y de estudios jurídicos de la UBV, Aporrea,  Vive Tv, Diario Vea, Federación Campesina de Venezuela, Coordinadora Simón Bolívar y el Bloque de Prensa Revolucionario.
Popular, alternativa, comunitaria, para el desarrollo, ciudadana, liberadora, emancipadora, de base, educativa, horizontal, fueron algunos de los más de veinte adjetivos de la comunicación, en torno a los cuales se realizó la primera actividad grupal: otorgarle características, darle contenido a cada una de esas palabras. Terminó como una “tarea para la casa” que será socializada el próximo viernes y que en el caso de nuestro equipo desató opiniones sobre la Ley de Comunicación Popular, la contra-información, la guerra de cuarta generación y la sospecha de que la comunicación ciudadana suena a comunicación escuálida, sin saber muy bien por qué.
Es una buena noticia que sea la UBV la emprendedora de esta iniciativa, cuyos rostros más visibles para nosotros han sido Luisana Colomine, Pedro Mujica, Mauricio Brunner y Larissa Slibe. Que algunos asistentes expresaran su inconformidad con el plan de estudios de comunicación social de la propia UBV, es otra buena noticia. Que la UNESCO haya aprobado y esté financiando el diplomado, tiene muchas lecturas, una de ellas: La UBV entró en buena lid a un territorio minado, de donde apostamos va a salir ilesa.
Que los participantes puedan incorporarse como facilitadores y hagan aportes para nutrir estos encuentros, es un paso importante en ese camino de sumar fuerzas y cerebros para desentrañar un asunto que no es exclusivo ni de los académicos, ni de las instituciones del Estado, ni de los medios comunitarios, ni de nuestro pueblo llano, por muy organizado que lo tengamos. Cada uno ha hecho y podrá seguir haciendo aportes valiosos, pero ninguno, solo, por su cuenta, podrá sostener sus propuestas sin el reconocimiento del otro. Ningún ministerio o institución, por muy del poder popular que se llame -sea Minci, MinComunas, Conatel- podrá articular una política comunicacional si pretende hacerlo desde Santiago de León de Caracas, con directorios que siempre están desactualizados, y en encuentros donde diez, doce, veinte personas asumen la vocería de centenares de estaciones radiales y televisivas que tenemos en todo el país. Ninguna consejo nacional, red, bloque o asociación de medios, por mucho que lo intente, podrá impulsar un movimiento comunicacional popular, al margen de esta discusión amplia, cuyo eje central está en la tríada educación-comunicación-cultura y cuyos aportes están no sólo en las radios de las capitales de estado, sino en estaciones tan recónditas como la de Capatárida, Sanare, Salom y Pueblo Nuevo de Paraguaná, por citar algunas de centro occidente.
La creación de un viceministerio para la comunicación popular abre la posibilidad de comenzar a delinear un trabajo ajustado a la naturaleza de unos medios comunitarios que hasta ahora, en el caso de las radios y televisoras, han sido tratados, desde el Minci y desde las oficinas de prensa de las alcaldías, gobernaciones y del resto de las instituciones del Estado, a partir de una visión instrumental, difusiva, de instalación de equipos, receptoras de cuñas, y no como lo que son: las semillas de esa otra comunicación posible que estamos construyendo.
Son unas semillas, es decir, podrán convertirse en árboles frondosos, con flores, con frutos, o de sombra, pero ahorita son semillas, muchas de ellas sembradas en condiciones adversas que les deparó el puntofijismo, pero que innegablemente han encontrado buen abono desde que a esta tierra llegó el presidente Chávez a cambiarle no sólo el nombre al país. Han sido sembradas en cercanos y lejanos parajes, en muchos casos han sido abandonadas, atacadas por plagas y enfermedades. De allí que requieran tierrita fértil, agüita, oportuno control de malezas y otras labores especiales de cultivo que según los campesinos es mejor emprender en luna de cuarto creciente. Este nuevo viceministerio bien podría ser una suerte de viceministerio del cultivo de la comunicación popular y este diplomado que estamos estrenando, un espacio para que las propias semillas expresen cómo es que las estamos tratando, dónde se están formando y cómo se están sosteniendo.   

(*) Responsable del proyecto de investigación Alcances y redefiniciones de la radio y televisión comunitaria. Diagnóstico de los medios radioeléctricos alternativos de centro occidente venezolano, financiado por el Fondo de Responsabilidad Social en Radio y Televisión y en fase de redacción final. Postulada para realizar el diplomado por la Radio Comunitaria Participativa 101.1, Barquisimeto, estado Lara.

No hay comentarios.:

noticiero de Colectivos

Loading...

Libro Corianas del Siglo XIX

Libro Corianas del Siglo XIX

INFORMACION DIA A DIA

Información de La Fundación Coro Radio

Mi foto
Santa Ana de Coro, Sector Bobare, Estado Falcón, Venezuela
Emisoras de television en canal 68 UHF señal libre, canal 4 en Cable Aref Sat y Radio 99.9 FM

El Nuevo Camino - El Che

El motor esencial en la búsqueda de un nuevo camino –más allá de cuestiones económicas específicas– es la convicción de que el socialismo no tiene sentido –y no puede triunfar– si no representa un proyecto de civilización, una ética social, un modelo de sociedad totalmente antagónico a los valores de individualismo mezquino, de egoísmo feroz, de competencia, de guerra de todos contra todos de la civilización capitalista - este mundo en el cual “el hombre es el lobo del hombre”.

La construcción del socialismo es inseparable de ciertos valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas -de Stalin hasta Kruschov y sus sucesores- que sólo consideran "el desarrollo de las fuerzas productivas" , clave en el fracaso del Socialismo Soviético.

El Che planteaba, en lo que ya era una critica implícita al "socialismo real", es decir al Socialismo Sovético :

"El socialismo económico sin la moral y la ética socialista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo contra la enajenación. Si el socialismo pasa por alto los hechos de conciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria".